Terraza Plaza del Olivo, Pago de Carraovejas

El principal requisito que nos mostraban de este diseño, era el de no hacer sombra al protagonismo del entorno en el que se encuentra. Por ello nos decantamos por la naturalidad y distinción. Para cumplir con la premisa inicial, tanto de la bodega como del entorno, utilizamos colores neutros, introduciendo un punto de color en los complementos, y combinándolo con el verde de los viñedos que lo rodea.

Siguiendo con el diseño original de la arquitectura de la bodega, hicimos uso de líneas horizontales, creando así un conjunto único y lineal. Se seleccionó mobiliario muy recto, y con mucha simplicidad además de elegancia, de la conocida marca Kettal. Nos decantamos por piezas limpias estéticamente como sus pérgolas, que nos ayudan a mantener esa horizontalidad del conjunto.

Respetamos el árbol del olivo, como pieza de distinción que da nombre a dicha plaza. En cuanto a la iluminación, durante el día pasa totalmente desapercibida, y cobra importancia, al anochecer, con luz perimetral, y lámparas integradas en el espacio, introduciendo una luz con cierto toque teatral, de la marca reconocida Foscarini, consiguiendo un equilibrio, y armonía, entre los diferentes materiales, texturas y elementos. Los elementos luz, tierra, agua y aire fueron la auténtica inspiración.

Restaurante Ambivium, Pago de Carraovejas
Sala de reuniones creativa